Las 10 mejores películas del 2017

En un año lleno de adversidades, el cine probó ser una de las mejores válvulas de escape.

Independientemente de lo que diga la respetada revista Sight & Soundy el propio David Lynch-, Twin Peaks: The Return no es una película. De serlo, la tendría al tope de mi Top 10, pero es una serie de televisión, igual que The Leftovers, cuya tercera y última temporada fue la otra obra maestra que vi en los pasados 12 meses.

Sin embargo, como no vi tantas series como películas, solo puedo hacer una lista de lo que vi en la gran pantalla. El 2017 no fue un año fácil, pero el cine -con todo y huracán- nunca faltó para ayudarme a escapar.

A continuación destaco aquellas películas que me transportaron a otro lado.


Menciones honorables

10. Nuyorican Básquet

Más que un fabuloso documental, este proyecto de los directores Julio César Torres y Ricardo Olivero Lora convirtió la pantalla de cine en un gigantesco espejo en el que incluso los más agnósticos deportivos -como este servidor- pudieron verse reflejados. La histórica gesta de la Selección Nacional de baloncesto que participó en los Juegos Panamericanos de 1979 es tan solo el hilo conductor de esta emocionante pieza cinematográfica cuyo norte es indagar y resaltar la identidad borinqueña, ese palpitar que se siente en el pecho cuando vemos a los nuestros jugando en la cancha o en el parque, y que sería capaz de impulsarnos a lograr tantas cosas de canalizar ese mismo patriotismo hacia otras áreas.


9. Blade Runner 2049

Hay películas que invitan a perderse dentro de ellas, a dejarse llevar por el desfile de imágenes que estimulan la pupila y a apreciar aquellas raras veces en el que el estilo sopesa más que la sustancia. Todo esto describe tanto al largometraje original de Blade Runner como a esta secuela del director Denis Villeneuve, posiblemente la apuesta más arriesgada por parte de cualquiera de los grandes estudios en el 2017. En momentos cuando la mayoría de los blockbusters parecen cortados de la misma tela, el cineasta quebequés se unió al distinguido cinematógrafo Roger Deakins para darnos algo que no se parecía a más nada, un fracaso taquillero destinado a repetir el destino de su  predecesora y a ser visto en las próximas décadas como un clásico del neo noir.


8. The Big Sick

Si es difícil encontrar una buena comedia romántica, dar con una excelente es prácticamente un milagro. La clave está en que la tierna historia de amor escrita por Emily V. Gordon y el comediante Kumail Nanjiani se basa en la suya propia, por lo que logran capturar esa sinceridad romántica que elude a tantas otras películas dentro de este género. El comiquísimo filme eleva el talento histriónico de Nanjiani a un nivel protagónico, capaz de medirse de “tú a tú” con dos probados actores de la talla de Holly Hunter y Ray Romano en dos de las mejores actuaciones secundarias del año. Y si con estos méritos no bastara, la inclusión del mejor chiste que jamás se haya hecho en torno al 9/11 le aseguraba por si solo un espacio en este listado.


Personal Shopper

7. Personal Shopper

“Maureen”, una joven médium en duelo tras el fallecimiento de su hermano, habita en un mundo de fantasmas, literal y figurativamente, pero el hecho de que a ella le conste la existencia de una vida después de la muerte no hace su pena menos angustiosa. La segunda colaboración entre la excelente actriz Kristen Stewart y el cineasta francés Olivier Assayas manifiesta con angustiosa pena ese periodo en el que la pérdida aún no se asienta y esperamos encontrar a nuestros seres queridos en sus hogares, al contestar una llamada o al visitar esa página de Facebook que se dejó de actualizar repentinamente. Una cautivante exploración moderna de la muerte en tiempos cuando la tecnología parecería que nos hace a todos inmortales.


6. Mother!

¿Qué es Mother!? ¿Una burda alegoría bíblica? ¿Una extravagante moraleja ambientalista acerca del irreparable daño que le estamos haciendo a la Madre Tierra? ¿Una extraordinaria manifestación del proceso creativo y las ideas que consumen a los artistas? Lo fascinante de esta osada propuesta del director Darren Afonofsky es que puede ser todas esas cosas a la vez, así como varias interpretaciones más. Ámela u ódiela, cualquier película que sea capaz de provocar una reacción tan polarizada en su audiencia es digna de discutirse. Profana, absurda y cojonuda, Mother! se gana ese signo de exclamación. A Buñuel le habría encantado.


5. Get Out

El brillante debut directorial de Jordan Peele esconde un horror real detrás de la apariencia de un filme de terror convencional. Con partes iguales de astuta sátira y punzante crítica social, el director y guionista se adentra en la médula de las profundas tensiones raciales estadounidenses exteriorizando los prejuicios que ocultan incluso los que se jactan de ser los más liberales. El pánico, las risas y la incomodidad se confunden en este filme tan representativo de los tiempos actuales, que logró demostrar que en las salas comerciales también hay espacio para las producciones que persiguen tanto entretener como invitar al público a usar la materia gris.


4. Dunkirk

Mientras el séptimo arte continúa moviéndose hacia los hogares a través de la multiplicidad de plataformas digitales, el director Christopher Nolan se aferra vehementemente a la centenaria tradición de sumergirnos en la oscuridad de una sala de cine para ver algo que solo puede ser experimentado en su totalidad ante enormidad de la pantalla grande. Canalizando a maestros como Eisenstein y Murnau, el cineasta británico ofrece la visión más pura de su maestría cinematográfica al producir una emocionante experiencia teatral que en esencia podría describirse una película muda moderna, prácticamente exenta de diálogo, pero colmada de imágenes que roban el aliento.


3. A Ghost Story

Tal y como dice el título, el largometraje es una historia de fantasmas, con trillado disfraz de sábana y todo, pero el director y guionista David Lowery está más preocupado con lo que estos representan. El cineasta es un ateo confeso, mas su objetivo no es rechazar la espiritualidad ni negar la posibilidad de la vida después de la muerte. Su película se plasma abiertamente en pantalla, exponiéndonos a ideas e imágenes que invitan a ser interpretadas desde distintas perspectivas, ponderando artísticamente el lugar que cada uno de nosotros ocupamos en tiempo y espacio, así como aquellas huellas –llamémosle “fantasmas”- que dejamos atrás cuando partimos de este plano existencial. En síntesis, una de las obras más hermosas del año, tan íntima como cósmica.


2. Call Me by Your Name

Cuando se escuchan las palabras “I have loved you for the last time” en la canción de Sufjan Stevens con la que concluye la película, el apasionado romance veraniego del director Luca Guadagnino aterriza con una tristeza que se asienta en los huesos y permanece ahí horas después de ver la película, con el tiro final más memorable del 2017 quemado en la mente. Idilios fortuitos de esta índole se han visto en el cine un sinnúmero de veces, mas el tiempo en el que se desarrolla así como los protagonistas -dos hombres homosexuales- hacen que la naturaleza temporal de su relación adquiera un sabor agridulce de carácter permanente. El libreto de James Ivory captura la fogosidad de ese primer amor -intenso y carnal- que deja una huella indeleble en todo enamorado, y que arde en la estupenda actuación de Timothée Chalamet en el papel central.


1. The Florida Project

Al igual que John Cassavetes, Ken Loach y Harmony Korine, el director Sean Baker es un atento observador de las vidas de los marginados, capaz de presentar desde sus más crudas realidades hasta las pequeñas bellezas que afloran incluso de estas. Su anecdótico acercamiento al diario vivir de una madre y su hija que habitan en un hotelucho a pocas millas de distancia de Disney World, expone con sobrecogedora autenticidad los caminos sin rumbo que a diario recorren estas familias ignoradas, perdidas en el eterno olvido y destinadas a jamás salir del hoyo. Empleando actores con poca o ninguna experiencia histriónica, la labor de Baker -quien acertadamente ha descrito su estilo como pop-verité– resulta aun más extraordinaria, contextualizando este desesperanzador entorno a través de la mirada de una niña cuya ingenuidad filtra las verdades que la rodean, escapando mediante su tierna inocencia a una mejor vida. La película gravita en esa coyuntura entre la infancia y la adolescencia, mágica, agridulce y tan fácil de quebrantar.

Posted by Mario Alegre Femenías

Nacido en Puerto Rico y criado en el cine, Mario Alegre Femenías se desempeña como crítico de cine desde el 2003. Sus héroes cinematográficos incluyen a David Lynch, Akira Kurosawa, Studio Ghibli y Mr. Miyagi. En su tiempo libre disfruta de los juegos de mesa, los videojuegos y educar a sus hijos "on the ways of the Force".

  1. […] Próxima Tanda: Las mejores diez películas de 2017 […]

    Reply

Comparte tu opinión

%d bloggers like this: