“Unhinged”: desastroso choque de rabia y estupidez

Russell Crowe se tira de pecho, pero su desquiciada actuación no logra rescatar esta colisión múltiple de malas ideas.

Nota del autor: “Unhinged” fue exhibida para la prensa a través de un enlace para verse desde los hogares. La película se estará exhibiendo desde el 17 de septiembre en los cines y algunos drive-in. Si usted decide asistir al cine a verla, por su salud y la de sus seres queridos, revise las guías y recomendaciones de los expertos en salud acerca de los espacios cerrados y siga las medidas de salubridad de los respectivos teatros.

Unhinged es una mala película disfrazada de “fun B-Movie”. Esta podrá haber sido la aspiración de su director, Derrick Borte, así como de su protagonista, Russell Crowe, pero aquí la “B” no acaba siendo un indicador de segunda categoría, sino de “BAD”.

Lo que aquí tenemos es Falling Down -un filme exponencialmente superior, dirigido por el recién fenecido Joel Schumacher, acerca de otro hombre blanco estadounidense fuera de sus cabales repartiendo violencia, arrogancia y “white privilege” por las calles de la ciudad- para los fanáticos MAGA. Al personaje de Crowe solo le falta ponerse la gorrita roja para convertir esto en un remake de Duel, donde el camión no es conducido por un chofer invisible sino por el conspiracioncita y charlatán republicano Alex Jones. Quizás esa habría sido la inspiración de Crowe, y de ser así, bravo. Misión cumplida. El señor Derrick Borte, sin embargo, está muuuuuuuy lejos de ser Steven Spielberg. Su manejo del suspenso es prácticamente nulo, y poco logra el banal libreto de Carl Ellsworth para compensar sus crasas deficiencias.   

El problema… perdón, UNO de los múltiples problemas de Unhinged, es que comienza en la quinta velocidad. Borte no va incrementando la tensión paulatinamente, sino que empieza a 100 mph y acaba en 102 mph. Desde la primera escena el personaje de “Crowe” -meramente descrito en los créditos como “The Man”-, está manifestando su ira sin razón ni justificación, y así lo hace durante el resto del largometraje. Su papel es tan finito como la piel de los hombres que representa, perpetuamente endiablado con el mundo, al acecho de cualquier excusa para desatar su furia. Su próxima víctima lo es “Rachel” (Caren Pistorius), una madre soltera que le toca la bocina (no en un “amigable” Bip Bip sino en un enfático ¡¡¡Biiiiiiiip!!!) cuando el hombre no pone en marcha su monstruosa camioneta tras el semáforo cambiar a verde. Lo que procede son 70 y tantos minutos de puros disparates en secuencia, plagados de estupideces y absurdísimas conveniencias.

Si algo bueno pudiera decirse de este desastre, es que Crowe está totalmente comprometido con el patético rol. En lo más sobrepeso que se le ha visto en pantalla (quizás a raíz de su reciente interpretación como el ex CEO de Fox News, Roger Ailes, en la serie The Loudes Voice), el actor australiano se mueve con la gracia de una bola de destrucción y con el furor de un perro rabioso. Sus más de 25 años trabajando en la industria han demostrado categóricamente que es capaz de mucho más que esto, y en mejores manos habría obtenido un papel que le permitirá exhibir el más mínimo rastro de humanidad, algo que le diera una onza de peso a su personaje, en lugar de solo ponerlo a sudar profusamente frente a las cámaras.

Quizá sea posible disfrutarla como una accidentada comedia. Quizá se trate una sigilosa condenación de los tiempos en los que vivimos, donde cualquier troll de Internet puede hacerle la vida miserable y acosar a cualquier mujer que tenga la mala suerte de caer en sus miras por algo que dijo en Twitter que no le gustó. O quizás el papel de Crowe se llama de “The Man” porque representa todo lo malo de lo que es capaz este género con su autojustificación, masculinidad tóxica y misoginia. Pero para comprobar cualquier de estos “quizás” habría que verla otra vez, y quién tiene tiempo para perder en eso. Quizás Unhinged debió ser lanzada directo a vídeo al mismo contenedor donde acabarán cientos de copias de su blu-ray marcadas a $4.99. Y, aun así, estaría muy cara.   

Posted by Mario Alegre Femenías

Nacido en Puerto Rico y criado en el cine, Mario Alegre Femenías se desempeña como crítico de cine desde el 2003. Sus héroes cinematográficos incluyen a David Lynch, Akira Kurosawa, Studio Ghibli y Mr. Miyagi. En su tiempo libre disfruta de los juegos de mesa, los videojuegos y educar a sus hijos "on the ways of the Force".

Comparte tu opinión

%d bloggers like this: